martes, 22 de mayo de 2007

Uno no conoce a su mujer, hasta que la ve de overol.

Cuando la conocí, ella venia del gimnasio con una mutua amiga, llevaba unas calzas que
quedaron grabadas en mi inconciente hasta el día que la volvi a ver.
Luego cuando la volví a ver y salimos por primera vez, la ví de tacos y con toda esa emboscada que la mujer prepara frente al espejo y es increíble.
Y esa foto es una de mis favoritas, bien valen las demoras de pre producción...

Desde que vivimos juntos le visto de vestida para muchas ocasiones y sigue siendo un disfrute diario. Ahora que estamos pintando nuestro nuevo hogar y la descubrí en su look albañil.
Sinceramente ahora que la veo subiendo y bajando la escalera, enfundada en su overol de jeans, con pintura encima y rodillo en mano…y descubro que también me gusta así.
Entonces pienso francamente que estoy perdido.
En fin el amor tiene esas cosas inevitables; cuanto te gusta, te gusta y punto.

Enjoy the moment compadre!

Mr.Wolf
Mouse en Photoshop.

3 comentarios:

Clementina dijo...

De pronto una se produce y terminás generando más cosas con las pantuflas puestas. Eso me pasa seguido, por suerte puedo sentirme sexy con mi chico sin dejar de tener los pies calentitos.
un saludo.

Mr.Wolf dijo...

El tema de transformación esta en uno y se proyecta al otro. Como decia Dolina; uno fantasmea al otro esa es una forma de amar. Lady Wolf en overol tiene algo aún más enamorador que su atuendo; encara más que yo ese tipo de tareas. Es decir si hay que arreglar un enchufe, pintar una pared o reparar algo en la casa, ella es la que lo hace... en fin soy el sexo debil de esta pareja...pero bueno me defiendo lavando los platos.

Agustin Acevedo Kanopa dijo...

Siempre me pregunté qué tiene la ropa que marca tanto la memoria de uno. Yo perfectamente podría describir de pies a cabeza la ropa que llevaba mi novia el día que nos conocimos y la primera vez que salimos. Ella también, incluso me contó hace poco sobre la ropa que yo usaba incluso antes de que nos conociéramos.
¿Le he dicho, mr. Wolf, que su estilo de dibujante y escritor me recuerda mucho a Liniers? Creo que es por esa forma impoluta e ingenua (mi masculinidad me impide decir "tierna") de presentar los pequeños y dulces avatares de la vida cotidiana.
Bueno, eso nada más, gran gesto el de monosenlamesa al dejar su ofrenda a los buenos.