martes, 29 de diciembre de 2009

Problemas en el departamento de marketing de Al-Qaeda


Menudo lío tiene entre manos el gerente de marketing de Al-Qaeda.
El problema es que la marca se viene a pique, desde las WTC, Madrid y Londres, los atentados han ido a menos.
Eso es bueno para occidente, pero pésimo para la marca que pelea por ser recordada; sin Bush nombrándolos a cada minuto algo hay que hacer.
El pasado 26 un joven muhaidin nigeriano pretendió inmolarse a bordo de un avión que se preparaba para aterrizar en Detroit.
Pero por suerte la cosa no funciono y el terrorista termino con quemaduras de tercer grado en los genitales y es que en los calzones bien en la entrepierna, llevaba un sofisticado explosivo químico que al ser encendido haría un hueco en el avión directo sobre el tanque de combustible (donde estaba sentado el terrorista).
Pero todo salio mal; al encender sus calzones, los pasajeros alarmados por el humo y el fuego, se le abalanzaron y le apagaron el flameante aparato reproductor, justo antes que la llama alcanzara el explosivo.
Ahora esto si es un fracaso, es decir, una cosa es que no funcione la mecha del chaleco explosivo pero otra cosa es un tipo con el pito en llamas gritando "¡Ala es grande!.
Y encima que luego no pase nada.
¿Que vamos a decir? se deben haber preguntado los directivos de marketing de Al-qaeda desde su cueva central.
Y hay que ver y decidir entre; reconocer un atentado fallido como este, donde millones de imbéciles como yo lo usan para hacer chistes sobre entre piernas humeantes y ser tomados a la chacota por un tiempo.
Claro que reconocerlo también implica decirle a occidente, hey miren que aún podemos subirnos a los aviones y hacerlos estallar!. Obligando a las aduanas de todo el mundo a hacerle tacto rectal a cuanto negro musulmán se suba a un avión.

Al final los genios del marketing de la cueva se decidieron a reconocer que fue su plan y que el morocho del pito chamuscado es su mártir....


¿Ahora alguien me puede explicar de que carajo le van a servir las 40 vírgenes con el pito inmolado?
¿Acaso se llega al paraíso intacto a pesar de volarse en mi pedazos por la causa?
¿Se puede cambiar las 40 vírgenes por 20 con más experiencia?
¿O 10 bien guarras?
¿Las musulmanas vírgenes desean ir al paraíso?
¿De donde salen tantas vírgenes, las crea Ala o son tipas que vivieron en la tierra, si es así deben ser bastante feas para haberse muerto vírgenes?.
¿Y si es una mujer terrorista la que se inmola; Ala le da 40 hombres vírgenes?

El radicalismo islámico realmente me genera muchas preguntas...

1 comentario:

Flavio Martin Morante (Tincho) dijo...

Sin animo de correccion pedante, debo decir que lo de las virgenes en el Islam son 72 y no 40 como usted hace mencion.

Igualmente, 40 o 72, es verdad que de nada les sirve. Quizas el tipo termine como el primo quinceañero de Osama, al cual el mismo introdujo muchas veces en la cueva y no la del Hindu Kush.