miércoles, 9 de diciembre de 2009

James Watt y el mundo del mañana.


Al contrario de lo que el común de la gente cree, James Watt (1736-1819) no inventó la máquina a vapor. Watt la hizo hizo eficiente, comprendió que los ingenios a vapor de la época desaprovechaban la mayor parte del vapor y soluciono este problema inventando un condensador de vapor que dio verdadera potencia a las máquinas, aprovechando al máximo el calor y la energía creada.
Es por esto que se le considera el inventor de la máquina a vapor; el la hizo andar.
Y luego lo que todos sabemos; la primer revolución industrial; un cambio radical en la construcción de las sociedades de la época, las chimeneas coparon las ciudades de europa, las vías férreas unieron las distancias inconmensurables, y los barcos perdieron sus mástiles. La máquina eficiente fue la madre del proletariado y las conexiones van desde las migraciones en vapores hasta el origen del Marxismo.
Ahora el mundo nacido de la máquina tiene el cielo ennegrecido, la combustión que hace saltar el pistón, también libera gases que crean el efecto invernadero.
Mientras en Copenghague los poderosos se reparte su cuota de humo al cielo yo pienso en Watt y en todos los hombres del progreso, inocentes al fin que al tirar su piedra en la vida desencadenaron la serie de sucesos que llevaron a los cambios más radicales en la existencia de la humanidad y la vida misma del planeta.
¿Que diría James Watt de saberse el que empujo la primer fichita de este imparable domino que nos trajo hasta aquí?.

Al respecto me queda decirles: he decidido privar a la humanidad de todas mis geniales invenciones, ya que uno nunca sabe donde para la bola.

Mr.Wolf con Pilot 0.5

1 comentario:

Flavio Martin Morante (Tincho) dijo...

Se extranaba la vuelta. Quizas los tiempos del modernismo. Y aunque nos prive de sus invenciones ( espero que no sean de pesca), si le digo que nunca nos prive de este espacio.

Grande Mr.!!!!!!!!

Un saludo